Falleció Jaime Escalante

Me acabo de enterar de que el profesor Jaime Escalante, quien es
representado en la película "Stand and Deliver" por Edward-James Olmos,
acaba de fallecer.

http://www.impre.com/laopinion/entretenimiento/2010/3/31/muere-jaime-escalante-el-mejor-180846-1.html

Vaya pues un homenaje a este educador, verdadera fuente de inspiración
en base a uno de los bienes más importantes con que se cuenta, que es
el conocimiento.

Anuncios

Ghost, Demi Moore y Whoopie

En unas horas van a pasar por el canal VH1 Ghost, aquella película de amor sobrenatural de 1990 que alguno de esos genios de la publicidad rebautizó en español con el cursilísimo nombre de “La Sombra del Amor”. La pasan con mucha frecuencia, pero hay un pequeño detalle al que hace tiempo le había prestado atención, de tantas veces que la he observado, y que bien vale una entrada de este diario (si alguien, por la razón que sea, no ha visto esa película, por favor no lea el siguiente párrafo, para no arruinarle el final):

En la escena culminante de la cinta, el fantasma de Sam (Patrick Swayze) llega al departamento de Molly (Demi Moore) acompañado de Oda Mae (Whoopie Goldberg). Oda trabaja de médium y Sam emplea su cuerpo para darle una emotiva despedida a su viuda, antes de dirigirse al cielo. El punto es que, para los fines de la ficción cinematográfica, la escena que tiene como fondo “Unchained Melody”, versión de los Righteous Brothers muestra ese último beso de Molly y Sam. Enternecedor. Sin embargo, un instante antes Sam había entrado en el cuerpo de Oda Mae, así que el cuerpo que besa a Molly en realidad es el de Oda Mae. Es decir, desde el punto de vista de un observador (dentro de la película, claro) que no supiera de todo el asunto del alma en pena de Sam, lo que se hubiera visto habría sido un beso entre los personajes interpretados por Demi Moore y Whoopie Goldberg.

Vaya, ese es un dato para la trivia.

P.D.:
Esta canción estuvo de nuevo en las listas de popularidad a raíz de su empleo en el OST de Ghost. Es muy buena, pero personalmente me quedo con “You’ve lost than lovin’ feeling”, que también es parte de la banda sonora de otra famosa película de los años 80: Top Gun, que no tiene nada que ver con Top Cat. Ah, y 1990 también es parte de la década de los ochenta.

Comentarios sobre Ghostworld

Ghostworld“, cinta estadounidense de 2001, es protagonizada por Thora Birch (“American Beauty”), Scarlett Johansson (“Lost in Translation”) y Steve Buscemi (Mr. Pink en “Reservoir Dogs”), dirigidos por Terry Zwigoff, y relata el paso sobre el mundo de un par de adolescentes graduadas de bachillerato que deambulan por su pueblito desangelado posando su mirada corrosiva sobre todos a su paso. Película interesante sin duda, que mantiene una atmósfera cansina, deudora de la novela gráfica de Daniel Clowes (en la que está basada)a decir de algunos (el comic no lo conozco, he de decir). Es una película sobre adolescentes que en estilo y enfoque está a las antípodas de, digamos, toda la serie de “American Pie”.

En México, esta película es frecuentemente pasada por The Film Zone y Multicinema, ambos canales de televisión restringida dedicados al cine, y me gusta, he de decirlo. Esa caracterización de Steve Buscemi es la mejor que le he visto, como un solterón neurótico que sólo puede relacionarse con objetos antiguos en vez de personas reales a su alrededor. Hay quienes incluso comentan que la visión de la vida que los personajes de “Ghostworld” mantienen se asemeja a la de los de la memorable serie animada “Daria“, pero eso se lo dejo a quienes vean caricatura y filme -en mi caso, veo más diferencias que similitudes.

Sobre los personajes de Thora y Scarlett en “Ghostworld”, encontré una página interesante: la animadora Katie Rice, colaboradora del célebre animador John Kricfalusi (¿”Ren y Stimpy” les suena familiar?), muestra una serie de dibujos de ambas jóvenes actrices, como parte de su constante práctica artística que, por si fuera poco, comparte con los vistantes de su blog, y el hiérvínculo es el siguiente:
http://funnycute.blogspot.com/2006/03/ghostworld.html

Que lo disfruten.

Contrarrestando la gasolina con una cosa de flauta y un tren muy pobre…

Esta noche unos vecinos, no de los más considerados he de mencionar, decidieron hacer partícipes del festejo por el cumpleaños de su hija a cuanto ser humano con capacidad de escuchar es posble encontrar en un radio de 1000 m a la redonda, hayan o no sido invitados. Mi habitación retumba a consecuencia de la estruendosa labor de un “sonido” (combinación de altavoces, amplificadores, dj ambulante y cds) que ha sido alquilado para la ocasión. Dejando de lado el conteo de decibeles, asunto por demás problemático, el problema que aquí encuentro es que la selección musical que debo, a querer o no, experimentar, no es de mi agrado.

Reggaetón: una serie de eventos desafortunados. Eficacia y diseño que harían enorgullecerse a los maestros de la Bauhaus (la escuela de diseño, no la banda): base rítmica que sólo cumple su función, letras llevadas a su mínimo necesario. Monosílabos e imágenes imposibles para algún surrealista de medio pelo: “a ella le gusta la gasolina — dáme más gasolina”.

Ante semejante sucesión inevitable de ejemplos de a lo que ha llegado la música contemporánea (añoro los días en que el dance era complejo: ¡que vuelva 1993!, je) no me dí por vencido, y saqué mi dvd del Monterrey Pop Festival. Este concierto, al que ya había dedicado otra entrada de este blog, me ha gustado desde hace varios años, y al escuchar con calma y paciencia el disco 3 (hasta que la tormenta sonora amainara) me encontré con dos exquisitos hallazgos: The Project Blues y Laura Nyro.

Una canción de The Project Blues viene en este DVD, y se llama “Flute Thing”. Vaya, que melodía. Esa “cosa de flauta” es impresionante, una larga pieza que encontré fascinante. En una búsqueda rápida en Google localicé información sobre esa banda, que pudo ser más y debido a problemas internos no logró mayor éxito, aún cuando su calidad era innegable. La página se llama Los60.es. Antes de leerla, sabía nada de ese grupo.

Y Laura Nyro. Oh, tan poco que he oido de ella. Esta mujer tuvo éxitos en voces de otros cantantes (la conocida “And When I Die”, que interpreta Blood, Sweet & Tears, es obra suya), pero no tuvo una carrera vistosa. No ayuda a su memoria (falleció en 1997) que se haya creado una leyenda negra sobre su actuación en Monterey: se dice que fue la única participante de ese festival que fue abucheada. No es verdad. Después de su interpretación de “Poverty Train”, es aclamada a rabiar, por la audiencia filmada y por mí, fascinado. La cantante, en todo caso, estaba fuera de “onda” entre un elenco donde cundía un gusto psiquedélico (psicodélico, pues) y raga (bendito Lennon que no inventaron el Ragatón). Su música personal y emotiva no estaba a la moda; Janis Joplin, genial de toda genialidad, gozaba con el favor del público.

Algunos links sobre Laura Nyro:
http://lauranyro.net/ophelia.html
http://www.criterionco.com/asp/release.asp?id=168&eid=278&section=essay&page=7
http://www.soulwalking.co.uk/Laura%20Nyro.html
http://lauranyro.net/monterey.html

Laura y el Proyecto vencieron al escuadrón del ritmo, para descanso de un servidor (¿he comentado que no sé bailar?).

Hasta la próxima.

El sorprendente Monterey Pop Festival, 1997

De los documentales sobre festivales de rock que he visto,
el del Monterey Pop Festival es el que más me ha gustado.
Verlo permite situar en su justa dimensión por qué la onda
de los amorosos y floridos sesenteros fue tan influyente,
atrayendo a tantos alrededor del mundo a esa onda.

La primera vez que lo vi completo y prestando mucha atención
fue en 1997, y estoy casi completamente seguro de que fue por
televisión, en Canal Once (XEIPN), estación pública de México.

Una cosa que siempre me ha gustado de lo que aquí se muestra
es que, aún cuando ya se había incorporado al mainstream de
ese entonces a Mamma’s & The Papa’s y que ya Scott Mckenzie
había elaborado el tema promocional de un tour conducido por
nadie a Ashbury Heights, que le dio un cariz blandengue a
la recién descubierta contracultura (nueva veta para la
creación de nuevos mitos comerciables), los asistentes al
festival que no tenían acceso al backstage por no formar parte
de la realeza rockanrolera (los blasones anglosajones usan
también flores) compensaban la falta de vestuario y conductas
hippies con su asombro.

Varias de las imágenes que ahora forman parte del anecdotario
indiscutible del rock, repetidas hasta la saciedad en varios
especiales que circulan por las pantallas, para el público de
aquel entonces eran una novedad. La sorpresa ante tales
descubrimientos -la redundante guitarra incendiaria de James
Marshall H, Janis Joplin en su esplendor y la belleza
psiquedélica de eso que hacía Country Joe & The Fish- es
visible en los rostros de los asistentes. La edición del
material filmado es suficiente para dejar meras ilustraciones
de las maneras de aquella época, lo cual difiere sobremanera
con ese circo de exhibicionistas que es “Woodstock”. La mayoría
los jóvenes que salen en Monterey Pop no traen ropa hippie,
lo cual indica que no estaban inmersos en la moda hippie,
que irónicamente se puede suponer fue impulsada por la propia
película que nos ocupa.

Mis momentos favoritos son:

-Cuando Mamma Cass, vocalista del grupo al que le daba medio
nombre, observa a Janis Joplin cantando y se queda con la
boca abierta, literalmente. La integrante de Mamma’s & The Papa’s
tenía gran prestigio como cantante, pero la genialidad de
Janis Joplin estaba sobre todos sus contemporáneos.

-Otis Redding que, a pesar de “jugar de visitante” ante un
público que no está habituado a actos de soul ofrece una de
las actuaciones más emotivas que he mirado en video. Claro,
está acompañado por la tercera parte de los Blues Brothers (!).

-La aceptación que el público tiene del folclor hindú, que
se ve emocionado ante la vista de ese Hendrix de la cítara
que fue Ravi Shankar.

-La modestia que muestra Eric Burdon al interpretar un tema
conocido de los Rolling Stones dándole otro giro. Ahora un cover
tiene como inconvenientes la de exigir del intérprete una
serie de trámites que distan de ser artísticos.

The Complete Monterey Pop Festival
Dirigida por D. A. Pennebaker
1968
3 DVDs

P.D.:

Si ven la edición de tres discos, no pierdan detalle de las
actuaciones completas de Otis Redding y de Jimmi Hendrix,
así como la breve actuación de Laura Nyro.

"La liga extraordinaria" o cómo inventar franquicias desde la literatura con resultados imprevistos

La noche de ayer domingo pasaron por el canal FOX, en su horario estelar, la cinta mencionada en el título de esta entrada. Este intento por fabricar un grupo de súper héroes al estilo de Los 4 Fantásticos o La Liga de la Justicia a partir de una serie de personajes de extracción literaria no dejo de impresionarme en el peor de los sentidos kitsch.

La cinta se remonta a los incios del siglo XX. Una especie de profesor Xavier inglés avecindado en Sudáfrica es alcanzado por un agente al servicio de Su Majestad para emprender una lucha contra el Dr. Moriarty, que ha sido actualizado en esta cinta a súpervillano. Para emprender esa guerra contra el súpermal se prevé reclutar una serie de personajes extraídos de obras clásicas de la literatura fantástica: tenemos la participación del Hombre Invisible, el Capitán Nemo, una mujer vampiro víctima del mismísimo Conde Drácula, a Dorian Gray y a un agente del gobierno norteamericano, que estuvo cerca de presentarse diciendo: -Mi nombre es Sawyer, Tom Sawyer.

Ya en el límite de la estupefacción miré que los personajes improbables marchan hacia París para capturar al “mono” que tiene asolada la calle Morgue, que en realidad es el Dr. Jeckyll (con apariencia de Hulk de 1900).

¿Quién pudo haber financiado semejante película?

A los 40 minutos, no podía dejar de reír sobre tal experimento. La intención era clara: crear una saga de películas de acción a partir de personajes de la literatura universal, tal vez libres del pago de regalías.

Dorian Gray es indestructible, y algo sugiere que Allan Quatermain, líder de esta Liga de Caballeros (y Dama) extraordinarios, es inmortal; dudo que esta fallida franquicia cuente con semejante cualidad.

Para ver la ficha técnica de esta cinte en imdb.com, visiten el siguiente vínculo:
http://www.imdb.com/title/tt0311429/
.

Por último, mi selección de personajes literarios para una liga alterna a ésta, podría incluir a:

-El líder podría ser Sigmund Freud.

-Gregorio Samsa, con el poder de transformarse en súper-insecto.

-El mismísimo Edgar Alan Poe, con el poder de hablar con los espíritus y la asesoría personal de Anabelle Lee o de la bella Leonora.

-Phineas Fogg y Passepartout, con el poder de saltear peripecias y manejar almanaques para llegar a su destino a tiempo.

-Don Quixote en persona, que es capaz de crear ilusiones majestuosas (aunque sólo vistas por él).

-Madame Bovary.

-El malvado podría ser un renegado Dean Moriarty, harto de andar recorriendo carreteras pidiendo “aventón” (como autoestopista, pues).

Suena insensato, ¿cierto?

De ser así, sería consecuente con la premisa de la primera parte. ¡Salud!