Las viejas caricaturas de la Warner Bros.

Nunca he estado seguro de por qué ocurrió así, pero casi no recuerdo haber
visto caricaturas de Robert Clampett en los programas de caricaturas tales
como "El show de Porky" o en las de Bugs Bunny y sus amigos. Sin embargo,
parecen aparecer algunos episodios dirigidos por Clampett o por Tex Avery
en aquellos paquetes titulados "Fantasías animadas de ayer y hoy".

Al parecer, en los programas para televisión que armó la Warner hay
predominantemente trabajos de Chuck Jones, Friz Freleng y Robert Mckinson,
y pareciera haber un intento por borrar de la historia de esa compañía los
trabajos de aquellos dos caricaturistas.

Es interesante ver que, particularmente en la obra de Clampett, los cortos
animados de siete minutos parecen contener temas más atrevidos y
polémicos, y sumamente divertidos. Da la impresión de que la Warner pensó
en "limpiar" la imagen de sus dibujos animados, omitiendo aquellas
caricaturas en las que había un sentido del humor menos, digamos,
"elegante", quizás todo ello encubierto en que las caricaturas habrían de
ser vistas por los niños en sus casas…

Si fuera así, los directivos de la Warner optaron por la violencia en
lugar de los chistes subidos de tono.

Anuncios

La televisión de hace unos ocho años

Estoy viendo unas caricaturas de Nickelodeon, de las que pasan por las
noches el fin de semana.

Se trata de títulos como "Hey Arnold", "Los castores cascarrabias" o "La
vida moderna de Rocko".

Recuerdo que, cuando vi por primera vez dichos programas cuando los
pusieron por primera vez, no me parecieron interesantes. Incluso me
parecían de baja calidad en comparación a trabajos anteriores.

Ahora que los vuelvo a ver, me parecen más divertidos e ingeniosos que
varios de los títulos que he visto en compañía de los niños de la casa.

Quizás no eran tan malos, y mi evaluación de entonces era demasiado
exigente. Tal vez es cierto que los programas de ahora cada vez están más
malos.

De lo que si estoy seguro es de que esos programas son más divertidos que
aquellas caricaturas de los años sesenta de Scooby Doo, lo cual no viene
al caso pero me dio ganas de escribir.

Yo creo que…

…si voy a dejar por la paz mi breve incursión en la red social Twitter. Como que ya no me va pareciendo interesante, y a mi juicio es muy demandante. De tanto usar ese servicio luego ni da tiempo siquiera de mirar las estrellas.

El sueño terminó (al fin).