Fin de las campañas electorales: ¿fin del spam?

El día de mañana, miércoles 28 de junio, oficialmente cerrarán las campañas de promoción de los candidatos a diversos cargos, entre ellos el de presidente de México, que participarán en las elecciones a ocurrir el próximo domingo, 2 de julio de 2006.

Ataques, spots más que oferta de programas de gobierno, un dispendio asombroso de recursos que han ido a parar para fines promocionales a los dueños de los medios de difusión masivos: ésa ha sido la tónica de los días presentes. Los noticiarios impresos y electrónicos hablan casi exclusivamente de estos temas, lo cual sería loable si no fuera porque, en la mayoría de los casos, caen en la dinámica de los rumores, las frases sintéticas sin propuestas y un clima de descalificaciones que pareciera que su lugar es el del periodismo del corazón más que el de la lucha electoral.

De este clima se deriva una variante del rumor de pasillo o de la charla desinformada de sobremesa: el rumor electrónico. Rumores abundantes, que al alcanzar las redes informáticas tienen la mala costumbre de ir a acumularse en buena medida a mi ciber-buzón, sin que yo me lo merezca, créanme. ¡Oh, qué desperdicio de “bytes”!

El disenso es inevitable, y debería dar paso a debates razonados, para tratar de convencer al adversario en una democracia realmente deliberativa. Pero no ocurre así. Posiciones cerradas, incontrovertibles para quienes están plantados en las mismas, que vienen a difundirse como si fueran verdades incontrovertibles a su vez, en las cuales sólo se hace eco de las proclamas propagandísticas a las que se es más afín, y para los demás, sólo ataques vociferantes.

Resulta que el ánimo actual está polarizado, y el electorado, más que en plan de decisión meditada, se ha puesto en plan de porrista (de hincha, de tifossi). Y de entre éstos, algunos se asumen como miembros de las barras bravas a favor de su equipo. De ciudadano, repito, han devenido hinchas. Y los aficionados demasiado entusiastas, por lo que tengo entendido, suelen ser implacables contra los adversarios, pero incondicionales y acríticos respecto a su propio equipo. La falta de crítica es muy peligrosa, particularmente en lo que se refiere a la política y la administración pública.

Estoy contento de que se acabe la campaña. Bajará el nivel de spam. Los trolles politiqueros que andan por el ciberespacio con su versión de “¡Arriba el Madrid, muera el Barcelona!” (o viceversa), convencidísimos de que eso los convierte en polemistas sin notar que sólo son eco y nada más, se van a quedar sin alimento.

Algo de bueno tendrá el fin de las campañas.

Voten. O sin lo prefieren, no lo hagan.

Paz.

P.D.:
De una cosa estoy seguro: no votaré por el Contador Público (que no es doctor, vaya) Víctor González Torres: no desperdiciaré mi voto a favor de un fabricante de medicamentos de dudosa calidad.

Anuncios

Alerta de virus y suspensión de cuenta en Prodigy Internet México

El día de ayer, como es mi costumbre, le di doble click al acceso telefónico de mi cuenta de Prodigy Internet. Siempre me he podido conectar al primer intento, pero ayer no ocurrió así. El módem hizo todo los sonidos que habitualmente hace, lo que denota que la conexión se “negoció” adecuadamente, pero la conexión terminó súbitamente. Apareció el mensaje 691, que mencionaba que el nombre de usuario o la contraseña eran incorrectos.

Mala señal. Yo no había cambiado mi contraseña en absoluto.

Hablé al servicio técnico de Prodigy Internet. Temía lo peor, algo así como que alguien hubiera “secuestrado” mi cuenta de usuario, y la anduviera usando a sus anchas -no lo digo porque sí: me consta que hay quienes venden cuentas de usuario de prodigy obtenidas de no se qué forma, por muy poco dinero, y que cometen el delito de abuso de confianza.

El joven que me atendió, al revisar mi cuenta, me informó que estaba suspendida, presumiblemente por falta de pago de la cuenta telefónica. Por supuesto que no es mi caso, ya que estoy al corriente con mis cuentas. Al hacerle notar el hecho de que no era ése mi caso, me transfirió al servicio técnico.

Fue entonces que me informaron de que la suspensión de mi cuenta se debía a que se había reportado en mi cuenta que mi ordenador, pc o computadora estaba infectada por un virus, y que como medida precautoria la habían deshabilitado. Sí, encontré un troyano en mi máquina, lo cual parece suficiente para darle la razón al servicio, aunque no me consta que sea por esa razón.

¿Esas medidas no tendrán algo que ver con el monitoreo a las actividades de intercambio en servicios peer to peer, p2p?

Habrá que indagar más al respecto.

Real VNC no corre en Windows 95

Traté de instalar este programa de escritorio remoto en mi querida PC de procesador AMD-K6, y simplemente no funcionó. Se instala sin problemas, pero al momento de ejecutarlo por primera vez reclama librerías que no están presentes más que en Windows 98. Quizás si actualizara el SO instalándole IE 5.5, pero la consecuencia sería la disminución de la velocidad del sistema, y eso sería muy evidente en ese equipo en particular. Por fortuna, TightVNC no tiene esos problemas y funciona sin dificultad.